domingo, 21 de mayo de 2017

COMO CAMBIAR EL ASPECTO DE UNAS PUERTAS GALVANIZADAS.



En este post de hoy, os traigo un trabajo que espero pueda servir de inspiración a mucha gente.
 La dueña de la casa, estaba estaba harta de bajar al sótano y ver en el descansillo,sus puertas galvanizadas, algo tan frío e impersonal, que  no le hacía sentir cómoda en su casa.
Por lo que me pidió consejo, y siguiendo mis consejos logró dar un cambio radical a sus puertas.
Con un presupuesto no muy alto, Alrededor de unos 200 euros, todos los materiales que si pensamos se forraron 5 puertas, no es mucho.


Muestra de como son las puertas galvanizadas.  Os podéis situar, como quedan todas puestas en el descansillo, era frío e impersonal.  Dos de las puertas dan a la caldera y al depósito de la misma, otra a la bodega y la otra sale al garaje.



Tengo que decir, que no me dio tiempo hacer una foto, con las puertas galvanizadas puestas para que se vieran como quedaban en este descansillo.
La dueña tenía tantas ganas de cambiarlas que no esperó a la foto.


Una vez todas las puertas desmontadas,(se trabajan mucho mejor).
Lo primero que se hizo es fregarlas con estropajo y desengrasante, para quitar cualquier resto de suciedad y una vez secas el pegamento tendrá mayor adherencia.


Nadie me patrocina este post, pero yo os cuento que este pegamento que se ve en la foto es el que use, con un excelente resultado.


El cartucho de pegamento se situa en la pistola, y al ir apretando su gatillo el pegamento va saliendo.


Al carpintero se le encargaron unas planchas de marquetería, de 5 mm de espesor y con veta de pino. 
Con esto logramos que la puerta no cargue con mucho peso, y de primeras ya tiene mejor pinta.
Como estas planchas tienen unas dimensiones estandar, alguna puerta hubo que aprovechar los trozos casándo su veta y no desperdiciando nada de material.
Como vimos en la foto anterior dimos el pegamento y seguido colocamos la plancha.